Resumen reunión Espacio de Reflexión 25 de febrero

Asistimos a la segunda sesión del espacio de reflexión, promovida por la AFA, diez familias de distintos cursos, una de ellas de la Escuela Arlequín, con la psicóloga de la Fundación Alicia Sánchez Adam.

Para introducir la reunión a las familias nuevas para este espacio, empezamos leyendo el resumen de la primera reunión y continuamos con una ronda de presentación. Cada participante comenta las razones por las que está participando y qué espera de las sesiones. Muchas familias resaltan los beneficios de un espacio de confianza, que permita hacer comunidad, ayudar al crecimiento/bienestar personal y que ofrezca la posibilidad de conciliar (canguro). En algunos casos se resalta el interés para el tema, en este caso la resolución de conflictos entre iguales y también la ventaja de contar con una profesional que ayude a colocar las experiencias personales en un contexto más amplio.

Para abordar el tema, Alicia invita a comentar el artículo enviado previamente: «Poner los cimientos para la resolución de conflictos entre niños y niñas pequeños» de Crary, E. que ofrece diversas opciones cuando surgen conflictos entre iguales (se puede solicitar a través de la lista de comunicación en https://eimduende.es/category/espacio-reflexion/). Estas ideas surgen de las participantes:

  • Es interesante la sugerencia de mostrar opciones de resolución secuenciando en pasos pequeños.
  • Algunas participantes resaltan haberse dado cuenta que suelen invitar a su hijo/a a enfrentarse a los conflictos siempre de la misma manera y quizás no siempre sea la adecuada.
  • Surgen reflexiones en torno al enseñar a «compartir»: se cuestiona si es realmente un concepto asequible para niños/as de 2 años, si no es más bien un razonamiento de adultos y que puede ser además contradictorio ya que las personas adultas tampoco compartimos todo con todo el mundo.
  • Otra intervención sugiere que en muchos casos los niños/as son capaces de resolver los conflictos por su cuenta y si no hay violencia es buena idea esperar y observar.
  • Surgen preguntas también sobre niños/as que son capaces de compartir pero no de reaccionar cuando se les quita algo sin permiso: ¿la persona adulta debería intervenir?

Tras esta ronda de intervenciones Alicia intenta resumir y abordar algunas dudas. Respecto a los razonamientos de adultos, indica que es necesario sin dudas intentar ver el mundo desde la perspectiva del niño/a (lo que se hace cada vez con más frecuencia) pero que no es recomendable tratarle como igual, ponerse en el mismo nivel, porque así el niño/a se quedaría sin persona adulta. No hay que confundir el respetar las necesidades de la infancia, que son objetivamente una entidad distinta de los adultos, con el dejarles sin persona adulta. Es nuestra función como responsables de la crianza es posicionarnos, decirles que sí y que no, recordarles que no todo es posible (porque el otro no quiere, yo no quiero, no estoy disponible…). También remarcó que es interesante pararnos a pensar si tenemos la tendencia a actuar siempre de manera parecida con nuestros hijos/as, y considerar otras posibilidades también.

Surgen más reflexiones de los participantes respecto a los «roles» que a veces los niños tienden a ocupar (víctima-agresor…), respecto a cómo enseñar la asertividad y finalmente cómo se puede ayudar a gestionar conflictos también en etapas posteriores (primaria) donde suelen darse cuando las familias no están presentes (recreo, clase…).

Alicia apunta que el papel de la persona adulta desde el nacimiento del bebé es de simbolizar, poner palabras a lo que sucede, hablar sobre los sentimientos, «guardar la ley» o sea ser el referente en el tema de la justicia para que el niño/a pueda confiar en ella. También recuerda que la persona adulta es un modelo: lo que llega a los/as peques es lo que no decimos, y lo que hacemos, más que lo que les decimos. «Modelos imperfectos y en constante aprendizaje». También es importante darnos cuenta que con los hijos/as estamos continuamente proyectando, lo que es inevitable y en parte necesario, pero que es importante reconocerlo para poder realmente ver al niño/a qué hay en ese momento. Respecto a los conflictos sugiere esperar y observar antes de intervenir (si necesario), para acercarnos más a la situación real y no lo que imaginamos. Indica que poco a poco se puede enseñar a negociar, que es plausible que a una persona (pequeña o grande) no le apetezca compartir, y que es importante que la persona adulta también muestre que no se puede hacer todo (explicar por ejemplo que ya no puedo leer más cuentos porque estoy demasiado cansada).

Por falta de tiempo queda sin profundizar la cuestión de cómo podemos ayudar a nuestros hijos/as a ser asertivos, lo que se puede abordar en siguientes sesiones. Alicia propone como temática para la próxima la posición de la persona adulta respecto al niño/a, en diferentes edades, que engloba vario de los temas abiertos hoy. Hay unanimidad al respecto y se decide fijar ya las fechas para la sesión de marzo, abril y mayo, que se comunicarán por email y en el blog del espacio.También se mandará un nuevo artículo a través de la lista de comunicación (https://eimduende.es/category/espacio-reflexion/).

Nos despedimos con agradecimientos y la sensación de que todo el mundo haya podido compartir positivamente parte de sus inquietudes y experiencias.

¡Os emplazamos a la próxima reunión el jueves 12 de marzo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: