RESUMEN

TALLER SOBRE EDUCACIÓN SEXUAL EN LA INFANCIA (PARTE 2)

Comenzamos de nuevo con un el aforo completo de asistencia con un breve recordatorio de la anterior sesión, dimos la bienvenida a nuevas/os integrantes y seguimos por un debate en grupos pequeños de las siguientes preguntas y situaciones relacionadas con el desarrollo psicosexual en la infancia:

  1. «¿Qué es el porno?»
  2. «¿Qué es follar?»
  3. «¿Por qué ese chico está metiendo la lengua en la boca del otro chico?»
  4. Escuchamos a nuestro hijo de 8 años decir a un amigo suyo que han visto un vídeo donde un chico le hacía pis blanco a una chica.
  5. «Ahora me llamo Hugo, no Lucía»
  6. Uno de nuestros hijos entra en nuestra habitación mientras mantenemos relaciones eróticas.
  7. Hemos dejado a los dos niños bañándose y cuando volvemos al baño vemos que uno de los hermanos está chupando el pene del otro.
  8. Nos encontramos a nuesta hija de 5 años dándose un beso en la boca con una amiga suya.
  9. Estamos viendo una película con nuestra hija de 7 años en la que de repente aparece una relación erótica durante unos momentos.
  10. Paseando por la calle, nuestre hije de 6 años se fija en un pene con eyaculación dibujado en una pared y nos pregunta: ¿qué es eso?
  11. Entramos en la habitación de nuestra hija de 10 años y descubrimos que está masturbándose.
  12. Nuestra hija nos pregunta si los hombres también hacen pis blanco.

Nos dio tiempo a trabajar algunos, creo recordar que fueron: 2, 6, 9 y luego hubo casos que propuesieron las propias familias.

  1. «¿Qué es follar?»

Propuesta de respuesta:

(recordemos las claves de la anterior sesión antes de contestar, cultivemos el diálogo: «bueno, bueno…», «¡qué pregunta más interesante!», «¿dónde has escuchado esa palabra?», «¿qué crees que es para ti follar?», «pues ahora no sé qué decirte, pero luego en casa te digo mejor cariño», etc. Y no hay respuestas ideales, esta es una más)

Es una palabra que algunas personas dicen para hablar de relaciones eróticas. ¿Te suena esta palabra? ¿Y qué son relaciones eróticas? Son relaciones en las que dos o más personas se dan cariño y placer (gustirrinín o gustillo, se menciono en el taller)* mutuamente, la una con la otra.

Compartir este placer se puede hacer de muchas maneras: con besos, abrazos, masajes, palabras bonitas, caricias en la cara, en los brazos, en los pechos, en los genitales, en los pies, en fin, en todos aquellos sitios donde les resulte placentero a las personas siempre y cuando ambas quieran compartir ese placer (podemos apoyarnos en imágenes adecuadas a su edad):

Ilustración 1 de No les cuentes Cuentos a partir de 3 años.

A veces, cuando somos más mayores (marcamos con las manos arriba), también podemos darnos cariño y placer introduciendo (acariciando) el pene en la vagina (ilustración 1). ¿Cuánto más mayor? Pues puede ocurrir, pero no tiene porque pasar, a partir de la adolescencia. Cuando tengas 12 o 13 años puede que experimentes ganas de compartir el placer con otras personas o puede que no. Hay personas que no lo experimentan nunca y también está bien.

Y lo más importante: para que sea una relación erótica, las dos personas tienen que querer compartir su placer. Si una no quiere, no se hace y está bien. Si la otra persona sí quiere compartir placer no puede obligar a la otra a que lo haga. Esto sería violencia o hacer daño, no una relación erótica. Por eso es tan importante hablar, preguntar, decir lo que nos gusta y lo que no nos gusta. ¿A ti qué te gusta?

Cuando somos pequeños/as/es (marcamos con las manos abajo) demostramos este cariño y placer a otras personas de nuestra misma edad de otras maneras (dando beso en la mejilla, abrazándonos, haciendo cosquillas, etc.) y sirven las mismas reglas que antes he mencionado.

*Cada familia tiene su propio vocabulario para hablar de placer, sexualidad, etc., busquemos aquel que nos identifique más y pongámoslo en práctica. Si creemos que va a entenderlo mejor con la palabra gustirrinin, hagamos uso de ella. Según la edad entenderán más o menos, pero lo que sí sabrán es que pueden preguntarnos sobre estos temas ahora y más adelante y que las relaciones están relacionadas con el buen trato y el diálogo de una manera u otra. No hace falta que se quede con todo. Hay mucho tiempo por delante.

  1. Uno de nuestros hijos entra en nuestra habitación mientras mantenemos relaciones eróticas.
  • Permitirnos enrojecernos, enfadarnos, asustarnos.
  • Si dudamos acerca de si lo ha visto o no es recomendable poder hablar con él. Saber qué ha visto y qué ha entendido de todo ello. Poder ponerle nombre a lo que ha visto sin miedo, más aún, con naturalidad. Esto da pie a hablar, nuevamente, de relaciones sexuales, consentimiento, deseo correspondido, cuerpo. Una integrante comentó que uno de sus hijos creía que se estaban haciendo daño. Hablar de lo que hace daño y lo que da gustirrinín para saber distinguir el uno del otro es básico para construir una sexualidad saludable.
  • También podemos hablar de intimidad para el placer, sobre todo, a partir de los 6-7 años donde ya comienzan a demandarlo. De la importancia de pedir permiso para entrar, de la importancia de los límites.
  1. Estamos viendo una película con nuestra hija de 7 años en la que de repente aparece una relación erótica durante unos momentos.

Primero, ¿cómo me siento? Tensx, incómodx, preocupadx, indiferente, etc. A partir de ahí podemos decidicir hacer muchas cosas: dejar que la escena termine, adelantarla a otra escena de la película para seguir viéndola, parar la película, quitarla, etc. Sea lo que sea lo que hagamos es importante dar una explicación y no hacer como si nada hubiera ocurrido:

La he adelantado porque considero que esta escena no es apta para niños/as. De todas maneras si te ha surgido alguna duda o te gustaría hablar de lo que hemos visto más adelante yo estoy encantadx de hacerlo. Le doy al play.

La he adelantado porque considero que esta escena no es apta para niños/as (sin decir nada más, y luego, después de terminar la película o unos días después, podemos retomar el momento: ¿te acuerdas…? Yo me sentí un poco tensx y tú, ¿qué te pareció? ¿qué crees que viste?…

Etc.

Se trata de que la chica no tenga dudas sobre lo que ocurre. Que no piense que le consideramos inmadura para todo, que creemos que no se ha dado cuenta, que nos enfada su interés por la escena, que preferimos que haga como que no la ha visto…

Tras hacer el estudio de casos, dedicamos la última media hora a hablar de la prevención del abuso sexual infantil (ASI) en la que recomendé a Elisenda Pascual Martí para profundizar sobre el concepto y cómo trabajarlo en familia.

Antes de explicar nada a nuestras criaturas es importante explicárnoslo a nosotras mismas y conocer aquello que se nos mueve por dentro.

¿Cómo explicaría el ASI a un adulto?

¿Qué significa para mí?

Algunas orientaciones para trabajar el ASI con les niñes:

  • Educar en la prevención de abuso es educar en la prevención de TODO tipo de abuso: besos de los abuelos porque sí, ponerse la chaqueta antes de salir de casa porque sí, sin que ellas o ellos experimenten ese frío y decidan finalmente ponérselo, obligar o chantajear a comerse toda la comida aunque no le apetezca, etc. A continuación hay 6 vídeos de estos pequeños abusos que hacemos como adultos: http://www.beatrizcazurro.com/ensuszapatos/
  • Dar espacio a la rabia cuando se presente, ya que sirve para poner límites frente a cualquier abuso o situación que perciban injusta: podemos validarlo sin que ello suponga un destrozo del entorno o violencia («entiendo que te enfades, tú quieres hacer algo y no puedes hacerlo, si tienes ganas de pegar o gritar puedes utilizar este cojín)
  • C onocer las partes privadas y públicas del propio cuerpo y del resto: qué nombre tiene cada parte, para qué sirven, quiénes, cuándo y en qué contexto pueden acceder a él. Si podemos explicar dónde está el estómago y para qué sirve, lo mismo podemos hacer con el útero, la vulva o los testículos.

Propuesta de dinámica a partir de 4-5 años:

Con papel continuo o en un mural realizar una silueta de un cuerpo desnudo o con ropa de niña/o para conocer más el cuerpo. Puede situarse encima y el resto de los familiares dibujarlo y una vez hecha la silueta que dibuje y pinte el resto de las partes: ombligo, pezones, uñas, genitales, nariz, ojos, etc. Podemos preguntar a partir de aquí cómo se llaman las partes y qué hacen ahí (el ombligo, por ejemplo) y generar un diálogo abierto sobre todo el cuerpo (no centrarse únicamente en los genitales o las nalgas, vamos a ver qué saben y cómo lo viven). Podemos escribir con un posit el nombre y ponerlo al lado de las partes. Posibles preguntas para generar diálogo sobre intimidad y límites:

¿Yo te he tocado está parte alguna vez? (señalamos mano, nariz, axilas, barriga, genitales, etc.) ¿Te acuerdas cuándo fue? (en la playa, vistiendo, paseando, cambiando el pañal, en la ducha, con la pediatra, etc.)

El pene/vulva-clítoris (señalamos zona) puede darte gustirrinín cuando te lo tocas o cuando otros niños/niñas de tu edad (marcamos con la mano abajo) te lo tocan porque estáis descubriendo vuestros cuerpos y eso es maravilloso si todos y todas queréis. Pero los adultos no podemos tocaros esa parte, ¿te acuerdas cuando dijimos grandes-grandes, medianos-medianos y pequeños-pequeños (marcamos con las manos arriba, en medio y abajo, respectivamente)? ¿Tú qué eres? Pues esto es una regla muy importante para respetarnos y explorar los cuerpos. ¿Qué harías si un grande quiere tocarte el pene/vulva a ti que eres pequeña? Puedes decirle que ¡no! porque no está cumpliendo la regla.

Nuevamente, esto no se hace de una sola vez y con la única intención de prevenir en el abuso. Este dibujo de la silueta puede servirnos durante mucho tiempo para hablar del cuerpo, del placer, del disfrute y los límites y de una manera divertida y distendida, rescatando la silueta de tanto en cuanto, quedándonos en solamente nombrar si nos sentimos más cómodas. Lo importante aquí, otra vez, es que podemos hablar del cuerpo desde un lugar positivo y seamos una red de seguridad para la criatura.

  • Aprender a distinguir entre sorpresas y secretos: si en algún miembro de la familia suele buscar el cariño de les niñes mediante secretos (no le digas a mamá que te he dado esto), es importante hablar en familia la importancia de no educar en los secretos y el factor de prevención de ASI que ello implica. Los secretos sólo son buenos cuando nos parece agradable guardarlos.
  • Transmitir la idea de que los adultos nos equivocamos ofrece un imaginario donde algún adulto haga cosas malas y puedan ser señaladas y cuestionadas por une niñe. Es ofrecerles autonomía y pensamiento crítico.

Libros:

Clara y su sombra (a partir de 3 años) de Elisenda Pascual Martí para abordar la prevención de ASI e incluye un manual de instrucciones para leerlo dirigido a las familias.

Kiko y la mano (a partir de 3 años) : https://rm.coe.int/16806b0780

Guía de educación sexual de bolsillo (de 0 a 12 años): https://www.aytolalaguna.es/servicios/igualdad-lgbti/GUIA-EDUCACION-SEXUAL-DE-BOLSILLO-PARA-FAMILIAS/

JOSU PEDROSA

Psicólogo especializado en sexología y género con una experiencia de 3 años como formador de igualdad y educación sexual.

————————————>

Gracias a Josu por tu interesante taller y a todas las familias por vuestra participación.

A todos los que os quedasteis con ganas de más no os preocupéis que el próximo año insistiremos con el taller y con Josu si puede.

Recordar que el aforo es de 25. Apuntaros cuando salgan publicados los talleres

Taller del AFA DUENDE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: